Buscar

Importancia del Ajedrez en la Educación



Los alumnos de ajedrez educativo desarrollan más su inteligencia que los otros, en general, en múltiples parámetros, incluida la inteligencia emocional. También mejoran su rendimiento académico, en general, pero, sobre todo, en dos áreas que son matemáticas y comprensión lectora.


El ajedrez es un juego que siempre beneficiará a nuestros hijos. Nunca les puede perjudicar e incluso se convertirá en un plus para su educación. No solo porque ayuda a mejorar la concentración y el pensamiento lógico, sino porque fomenta su autoconfianza y autoestima.


La edad mínima para que comiencen nuestros hijos a aprender a jugar al ajedrez suele ser los 4 o 5 años, aunque hay niños lo hacen a los 3 años. Pero a estas edades tan temprana puede resultar complicado porque tienen que aprender a seguir instrucciones básicas y mover las piezas por el tablero.


El ajedrez además es de una disciplina o un deporte para los niños se convierte para ellos en un juego divertido. Los niños no solo aprenden, sino que también se lo pasan bien y se entretienen. Os vamos a hablar de cinco de los beneficios del ajedrez para los niños.


1. Mejora la atención

Jugar al ajedrez habitualmente mejora capacidad de atención y concentración de los niños. En el futuro tendrán más capacidad para recordar lo que han aprendido en clase porque esta disciplina es un buen ejercicio para la memoria. Cuando juegan al ajedrez tienen que estar atentos a los movimientos y jugadas del adversario. También deben ser capaces de anticiparse a sus futuros movimientos y estrategias.


2. Favorece las relaciones sociales

El ajedrez ayuda a socializar a nuestros hijos. Conocerán y se comunicarán con otros niños que practican esta disciplina con los mismos intereses y aficiones. Además en ocasiones participarán en concursos y torneos. Incluso viajarán si la competición lo requiere y conocerán a niños de otros lugares. El ajedrez favorece las relaciones sociales y les ayudará a integrarse en todo tipo de ambientes sin problema.


3. Fomenta el compromiso

El ajedrez aumenta el valor del compromiso y el esfuerzo en nuestros hijos. Para ganar una partida o un torneo tienen que comprender pronto que hay trabajar duro. Esto exige un esfuerzo importante por parte de nuestros hijos. Deben jugar de forma habitual y deben estar dispuestos a estudiar y aprender continuamente para estar a la altura de sus contrincantes.


4. Ayuda a estructurar el pensamiento

Los niños que juegan al ajedrez tienen que aprender constantemente nuevas tácticas y estrategias. Estos ejercicios de pensamiento lógico les ayudarán a organizar y estructurar los nuevos conceptos que van adquiriendo en torno a esta disciplina, pero también a otras materias escolares como la lengua, las matemáticas o sociales. El ajedrez es fundamental para aprender además a organizarse antes de empezar a estudiar y para hacer esquemas y resúmenes.


5. Superar el fracaso

El ajedrez ayuda desarrollar una gran capacidad de superación. Cuando jugamos a esta disciplina nos enfrentamos constantemente a numerosos retos y posibles fracasos. Los alumnos tienen que aprender de los errores y son capaces de superar situaciones adversas que se les van presentando.